Audi A4 Avant 2004 “FatLady”

La marca Audi forma parte del llamado “gran trío alemán”, lo que habla de su tecnología, calidad de producto y reconocimiento por parte de los clientes. Como cualquier marca, Audi tiene su propia imagen. Y el automóvil del que hablaremos hoy cambia radicalmente esa imagen.

La leyenda dice que los BMW tienen una maniobrabilidad insuperable, aunque la leyenda no explica exactamente qué significa eso. Mercedes ofrece un confort que anteriormente solo Rolls-Royce podía ofrecer. Audi se sitúa en algún punto intermedio, ofreciendo a los clientes la posibilidad tanto de una conducción tranquila en compactos de tracción delantera como de heredar la “auténtica Quattro” del grupo B con motores para todos los gustos.

En 1994 apareció la sucesora del Audi 80: el modelo A4, que rápidamente se convirtió en uno de los más vendidos en la línea del gigante automovilístico. La primera generación llevaba el índice B5, que en el año 2000 cedió su lugar al B6.

En su configuración de fábrica, es un coche completamente normal, que llenaba las grandes ciudades hace una década y media. Eran apreciados por su tecnología, la simplicidad de su diseño, un precio razonable y una amplia gama de opciones. Solo había 16 motores para elegir, incluyendo uno de 350 caballos de fuerza para la variante S4.

Siendo un modelo masivo y apto para el tuning, los A4 eran visitantes frecuentes en los talleres de tuning. Pero pocos se atrevían a hacer modificaciones más radicales que instalar un stage-146 y un kit de carrocería del S4. Este Avant tuvo un destino hermoso y único: convertirse posiblemente en el A4 B6 más ancho del mundo.

El kit de carrocería fue desarrollado por la compañía Monster Service de Krasnoyarsk. Fue la primera experiencia de diseño remoto basado solo en escaneos 3D: el automóvil estaba a 4.000 km de distancia. Los números secos son impresionantes: +26 centímetros de ancho en comparación con el automóvil estándar, tanto en la parte delantera como en la trasera. El trabajo fue realizado con tanta precisión que el kit de carrocería apenas necesitó ajustes durante la instalación y preparación para la pintura.

Las proporciones cambiadas hicieron que el coche se viera más bajo y heredara las características familiares de aquel primer Quattro, solo que sin ninguna posibilidad de todoterreno. La suspensión neumática de Air Unit es necesaria para reducir la altura libre al suelo al mínimo, y lo hace con éxito.

Pero simplemente ensanchar la carrocería no es suficiente: la mayoría de las ruedas de tuning se perderían en los pasos de rueda. Se necesitaba una solución única de profesionales en su campo: la compañía Power Wheels. Se especializan en la fabricación de ruedas forjadas, incluyendo proyectos personalizados. Para este Audi, hicieron ruedas forjadas de dos piezas de diseño exclusivo con un perfil tridimensional en el centro, recubierto con un acabado cepillado bajo un barniz oscuro. Las dimensiones R19x11.5j con un desplazamiento de -27.5 imponen respeto.

¿De dónde vienen esas manos en Rusia, si solo saben hacer Ladas?

La cultura automovilística de Rusia es conocida en el mundo principalmente por el drifting. Pero el hecho es que el drifting no sería posible sin la multitud de especialistas competentes que crean coches deportivos de clase mundial.

Aparecieron a partir de la expansión del automovilismo y una buena escuela de ingeniería, legado de los tiempos soviéticos. Y si hace una década y media los talleres de tuning rusos solo seguían las tendencias mundiales, hoy pueden establecerlas en muchos aspectos de la construcción de automóviles. Este Audi es solo uno de los ejemplos brillantes de la profundidad de desarrollo de proyectos.

El material fue realizado por:
Propietario: bakhtin_chsproducts
Fotógrafo: mccarthy606
Texto: its_sokol